Sahifa fully responsive WordPress News, Magazine, Newspaper, and blog ThemeForest one of the most versatile website themes in the world.

La ciencia y el paisaje: unidad creativa en el trabajo de Hicham Berrada

El artista francés Hicham Berrada visitó por primera vez Manizales para presentar su obra artística y científica en el marco del 16º Festival Internacional de la Imagen – ISEA2017. Elementos como el tiempo, la naturaleza o la ciencia, hacen parte de su trayectoria artística y su interés a futuro.

  • Buenos días Hicham y bienvenido al Festival e ISEA.

Buenos días y gracias.

  • Cuéntanos sobre tu trayectoria como artista.

Soy artista plástico. Trabajo en mayor medida en instalaciones, videos, performances y todo en torno al tema del paisaje, porque para mí el paisaje, es un término bastante ambiguo que quiere, sobre todo, decir un punto de vista del hombre sobre la naturaleza, y pienso que es a través de la noción de paisaje. Es por el hecho de que los pintores pintaron el paisaje o de que los fotógrafos fotografiaron el paisaje, que nuestra concepción filosófica de la naturaleza esté basada sobre eso (…). Presentamos a menudo una naturaleza congelada, un momento fijo. Y, por el contrario, yo intento inscribirme dentro de la historia del arte, de conocer lo que hicieron nuestros padres antes de nosotros, de intentar continuar esta historia y, procuro estar en una relación muy clásica, estoy siempre en un marco, de instalación o video. Me gusta la noción de marco, de composición. La única cosa que intento aportar es el movimiento. Para mí, la naturaleza nunca es fija, siempre está en movimiento, con sus temporalidades, como un bronce o un edificio, que podríamos creer eterno. Todo tiene una duración de vida. Una fotografía es garantizada por Kodak 400 años, después se vuelve negra. Un bronce en exterior, podemos esperar guardarlo 15.000 años. Algunas obras de arte contemporáneo en resina, si podemos guardarlas más de 50 años, está muy bien. Entonces me gusta mucho trabajar sobre el tiempo y la naturaleza en general.

  • ¿Es lo que haces con Présage precisamente?

Présage es eso realmente. Sintetiza eso. Hace más o menos 10 años que desarrollé esa práctica; es simplemente un tarro vacío, lleno de agua, y controlo la asiduidad, la mucosidad, la temperatura, ciertos parámetros. Y es, realmente, la idea de estar lo más cerca del trabajo de un pintor, reemplazar el conocimiento que un pintor podría tener sobre la pintura en la tela, por el conocimiento del mundo físico, químico, y poder actuar sobre este pequeño tarro como sobre una tela, y entonces hacer nacer paisajes en movimientos que tienen un principio, un fin y que duran solo por un momento definido.

  • ¿Entonces hay un lado artista y un lado muy químico también?

Pues sí…

  • ¿Es solamente en esta obra o en todas?

Se presenta un poco en todo mi trabajo. De hecho, me gusta mucho intentar actuar en la realidad como si fuera una imagen. En un pequeño tarro o a veces en la naturaleza, en los terrarios, en diferentes contenidos. Utilizo la ciencia como una herramienta, realmente como un martillo, un buril, es una manera de poder actuar sobre lo real, para modificar su imagen y utilizar el protocolo científico de base. Es así que hoy, la ciencia, en ciertos ámbitos, tiene cosas extremadamente complejas y especializadas. La ciencia, en principio, es observar la naturaleza o un objeto en el laboratorio, hacer cambiar un parámetro, apuntar, etc. Y poco a poco, aprender a conocer su tema de estudio. De hecho, es lo que hago en el taller, intentar a 10 grados, 12 grados, 14 grados, hasta tener las herramientas necesarias para controlar mejor la imagen que aparece. En casi todos mis proyectos colaboro con diferentes personas, la mayoría, científicos, pero también muchos de ellos son botánicos, horticultores, arquitectos. Me gusta mucho el modelo colaborativo, como en el cine. Pienso realmente que, si hay un arte que marcó los siglos 20 y 21, es el cine. Mucho más que el arte contemporáneo, la escultura o la pintura. Es algo que se incrustó completamente en la sociedad, que creó sus propios códigos, que creó una distribución, una economía. Me gusta mucho el mundo del cine. Y me gusta en el arte contemporáneo intentar trabajar a pequeña escala, un poco así, no trabajar solo en mi taller, pero intentar al máximo encontrar personas y trabajar con ellas.

  • Y, por ejemplo, en el performance que presentaste en el Festival, había alguien encargado de la música. ¿Lo has encontrado aquí?

Sí. De hecho, a cada una de mis performances, invito a un amigo músico, le doy casi carta blanca. La única obligación es tener un dispositivo bastante reducido para la escenografía. El hecho de estar solo, con un conjunto de aparatos no muy complejo y me gusta sobre todo este asunto del desfase enorme entre un pequeño tarro, y un pequeño piano que produce, gracias a la tecnología de la producción y de la difusión sonora, algo que se puede acercar a la ópera. Me gusta mucho este desequilibro.

  • Última pregunta, sobre tu viaje a Colombia, ¿es la primera vez que vienes? ¿Qué piensas del país?

Hace solo tres días que estoy en Manizales, me gusta mucho la ciudad desde un punto de vista del paisaje. Es increíble, me gusta mucho la niebla, me gustan mucho las montañas, el hecho de que toda la ciudad sea ondulada. Para mí, es realmente maravilloso desde un punto de vista estético, plástico. Y la gente también, muy amable. Para mí, hay un muy buen espíritu de trabajo, de manera de ser.